Sobresalir en el POP

Muchas veces en una vidriera o en una góndola es posible observarse un hermoso caleidoscopio de colores de todas las intensidades y combinaciones. La pregunta es: ¿cómo diseño el packaging de mi producto?
Es menester conocer muy bien como será el punto de venta (POP). Conocer como es el espacio, saber como se distribuyen los diferentes productos nos dará un panorama inicial de como funciona este ámbito tan preciado para nuestra empresa. En este lugar debemos preguntarnos cuáles serán los colores que pueden llegar a sobresalir del cúmulo de envoltorios de otras marcas. Si todo el packaging es de colores estridentes y fluos aparecer con un packaging color gris mate puede ser una apuesta arriesgada pero si los elementos de comunicación son bien operados puede lograrse un gran golpe. Si se quiere avanzar sobre mayores certezas es posible hacer pequeños sondeos con público de testeo para analizar que sensaciones produce el packaging de prueba.
Respecto el diseño en sí debemos llamar la atención pero también es fundamental lograr claridad: debe saberse muy fácilmente qué producto se está comprando. En este punto muchas veces cobran una abismal importancia las fotografías, piensen por ejemplo en los envoltorios de alfajores o galletitas del kiosko. Si la foto no se vé bien el producto no se compra.
La forma del packaging puede dar lugar a la creatividad generando a veces verdaderos cambios de paradigma. No está mal plantear siempre una opción standard mas bien tradicional así como tampoco está demás darse el tiempo de pensar lateralmente y generar alguna idea radical. Los brainstormings son muy buenos en este punto.
Esperamos que estos tips les hayan sido de utilidad. ¡Seguramente retomaremos este tema en otro post!